full screen background image

Construyendo Voluntades / Reflexiones sobre la Unidad

93

Sobre la Unidad. Sí, aunque sabemos que mucho se ha hablado de esta palabra de tan alto significado político para los venezolanos, no queremos parecer repetitivos, ni mucho menos llover sobre mojado, no obstante tenemos la obligación de hablar y, sobre todo, reflexionar sobre la Unidad.

El Gobierno de Venezuela, siguiendo los viejos lineamientos de la izquierda versa sus actuaciones políticas bajo el esquema de “divide y vencerás”. Debido a que cada vez menos venezolanos se hacen eco de las tesis que defiende Maduro, éste y su séquito se basan en  la división de los demócratas para sostenerse en el poder.

Creo, esta es mi posición, que no es momento de parcelas individuales o grupales. Sino que este es el momento de la Unidad en serio.

La primera reflexión que hago es sobre los “peines”. Sí, desde hace mucho tiempo el régimen ha colocado peines en el camino de la oposición y nosotros testarudamente seguimos cayendo en ellos. Cada vez el Gobierno busca dividirnos, con acciones u omisiones, para que quienes queremos una Venezuela libre caigamos en discusiones internas que son más que estériles.

Por ejemplo, los llamados a Mesas de Diálogo, en su momento, dividieron las opiniones de los opositores trayendo consigo discordia y disenso entre nuestras filas de demócratas.

También, nosotros mismos hemos propiciados temas de división, haciéndole a su vez el juego al régimen. Por ejemplo, el llamado realizado por los magistrados en el exilio sobre enjuiciar a Henrique Capriles, sin ponderar de lo justo o adecuado de la medida desde su óptica jurídica, es extemporánea desde el cristal político.

Esa acción en vez de cohesionarnos como un solo equipo de lucha por Venezuela, nos fragmenta y le facilita el juego a un rival que, como hemos visto por 20 años, sabe aprovechar las brechas que dejamos en nuestros movimientos.

Otra de las reflexiones que dejo es la necesidad de articular una estrategia política. Sí, en este momento quienes queremos una Venezuela mejor carecemos de una estrategia que nos una y nos acerque al objetivo de la liberación nacional.

Vemos que cada grupo político, llámese Mesa de la Unidad Democrática y/o Frente Amplio, Soy Venezuela o quienes acompañaron a Henry Falcón en las elecciones presidenciales, poseen estrategias y tácticas discordante que parecieran buscar el mismo propósito.

Esta división de esfuerzos es otra forma de hacerle la comparsa a un Nicolás Maduro, que de acuerdo con las encuestas no alcanza ni el 20% de popularidad.

Entonces, primero pensemos más en Venezuela y menos en nuestros partidos o grupos políticos. No actuemos sin mirar las consecuencias inmediatas de nuestras decisiones políticas  y busquemos unirnos, no con quienes mejor nos parezca sino con todos aquellos sectores que buscan los mismos que nosotros: El Cambio.

Construyamos la Unidad de verdad. Es el momento, nunca es tarde cuando se trata de un bien mayor.

P.D: Este mismo llamado lo hago extensivo a mis compañeros en la Cámara Municipal de Lechería, ahora con el regreso de nuestro homólogo Frank Díaz se abre una oportunidad para enterrar viejas rencillas y obrar en función del bienestar de los vecinos del municipio, lo que es, a fin de cuentas, nuestro objetivo esencial.

María Alejandra Malaver