full screen background image

Archipiélago de Anavilhanas, Brasil

196

El poderoso caudal del Río Negro en su pasaje por la selva amazónica produce paisajes impactantes. El más asombroso es, sin dudas, Anavilhanas, el mayor archipiélago de agua dulce en el mundo con más de 400 islas que se extienden en forma de cadena a lo largo de 90 kilómetros. Un laberinto hídrico de abundante vegetación tropical, donde coexisten incontables especies de la flora y fauna de la región.

Las excursiones al Archipiélago de Anavilhanas son de los paseos más populares entre quienes visitan Manaus. Este maravilloso panorama se ubica a tan solo 70 kilómetros al norte de la ciudad, y se accede navegando el Río Negro partiendo del puerto manauense. También es posible acceder por carretera (unos 160 km desde Manaus) hasta la margen derecha del río donde se localiza el conjunto de islas.

Al llegar al archipiélago, el río alcanza un ancho de 27 kilómetros, conformando un paisaje vivo y cambiante debido a los continuos desniveles provocados por las lluvias. En la época lluviosa, la crecida de las aguas sumerge gran parte de las islas generando un verdadero bosque flotante. Anavilhanas envuelve a sus exploradores con sus canales sinuosos, ensenadas e igarapés. La vida acuática del profundo Río Negro deslumbra por su diversidad: los nativos peces pirarucu y tucunaré, pirañas, manatíes, caimanes y delfines.

Durante la temporada seca se forman algunas playas de arena blanca que invitan a refrescarse en los días de intenso calor tropical. Es posible descender de la embarcación para recorrer a pie los misteriosos  senderos selváticos, donde habitan especies autóctonas como aves, iguanas, monos, serpientes y mariposas. Como Parque Nacional, la inmensa biodiversidad del archipiélago está protegida en el programa que la denomina Estación Ecológica Anavilhanas.

Visitar el archipiélago es sumergirse en la más plena naturaleza. También es impresionante sobrevolar la zona para apreciar los dibujos formados por las aguas oscuras del río en su contraste con el verde brillante de las islas. No dudes de reservar en Manaus tu excursión fluvial o aérea a este mágico lugar, uno de los tesoros naturales más fascinantes del continente.