Costa Rica, un país que tiene como uno de sus principales motores económicos al turismo, amaneció este jueves con un inédito cierre de fronteras para los extranjeros para frenar los contagios del coronavirus COVID-19, y además ha comenzado a repatriar costarricenses.

El cierre de fronteras se ejecuta desde las 00.00 horas de este jueves y estará vigente, en principio, hasta las 23.59 horas del 12 de abril, con la posibilidad de que el Gobierno amplíe en plazo dependiendo del desarrollo de la pandemia.

El decreto de estado de emergencia firmado por el Gobierno el pasado lunes establece el cierre de las fronteras para extranjeros. Solo podrán ingresar al país los costarricenses y los extranjeros con residencia, pero se les girará una orden sanitaria que les obliga a permanecer 14 días en aislamiento en sus casas.

También está permitido el ingreso de diplomáticos, tripulaciones de vuelos y los medios de transporte internacional terrestre, aéreo y marítimo de mercancías.

Hasta el momento Costa Rica contabiliza 69 contagios por COVID-19 y el miércoles confirmó la primera muerte en el país: un hombre de 87 años de edad.