La enfermedad causada por el coronavirus de Wuhan, COVID-19, dejó ayer 406 nuevos casos confirmados y 52 muertes más, según el último balance publicado por las autoridades chinas de salud, lo que supone una caída de nuevas infecciones del 20% respecto al lunes y del 27% en el caso de los fallecimientos.

Fuera de China, la epidemia avanza: el agente viral ya se ha presentado en 30 países y hay 80.000 positivos, aunque la inmensa mayoría, más de 77.000, están en el gigante asiático, donde han muerto más de 2.700 personas.

El último balance de víctimas y positivos por COVID-19 de la Comisión Nacional de Sanidad eleva a 2.715 el número de víctimas mortales y 78.064 casos confirmados, unas cifras que indican que la progresión del virus se está frenando con el número más bajo de contagios adicionales desde que comenzó la crisis a principios de diciembre.

Fuera de China, la epidemia del coronavirus sigue avanzando: en Italia ya se ha cobrado la vida de doce personas que se contabilizan dentro de los 374 contagiados y otras 15 han muerto en Irán. El virus se ha presentado ya en 30 países con unos 80.000 positivos.

En Alemania, dos nuevos casos confirmados de coronavirus en las últimas horas, mientras que en Cataluña han detectado un nuevo caso. Es un hombre de 22 años que acaba de volver de Italia. En total ya van 9 casos, más dos que ya han sido dado de alta.

Irán: mortalidad muy elevada

En Irán se han registrado hasta ahora 34 nuevos casos de contagio, de los que tres pacientes habían fallecido, aumentando las cifras oficiales a 15 muertos de los 95 infectados. La cifra de víctimas mortales es la más alta fuera de China. En Irán uno de los que se han declarados portadores de la enfermedad sea precisamente el viceministro de Sanidad, Iraj Harirchi, que ha contraído el COVID-19. También está contagiado el diputado reformista Mahmud Sadeqí, quien se mostró menos optimista que Harirchi. En un mensaje en Twitter confirmó su enfermedad y dijo que tiene «pocas esperanzas» de sobrevivir.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se ha logrado determinar que en la ciudad china de Wuhan, lugar donde se originó la epidemia, la tasa de mortalidad ha sido hasta ahora de 2,4%, mientras que fuera de esa jurisdicción se reduce al 0,7%.

Sin embargo, en el caso de Irán, si son reales las cifras de contagios y fallecimientos facilitados por el Gobierno, esta tasa es a día de hoy del 15%, lo que lleva a pensar que el balance de enfermos no es correcto. Todos los vecinos de Irán han cerrado sus fronteras y cada día nuevas compañías anuncian restricciones de los vuelos a Irán, Italia, Corea del Sur o incluso a Japón, vecino de China.

Fuente: expansion.com