La Iglesia Católica inicia hoy, con el Miércoles de Ceniza, el tiempo litúrgico de la Cuaresma en el que, durante 40 días y a través de la vivencia del ayuno, la oración y la limosna, los fieles se preparan para la Semana Santa en la que se actualizan los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.

En este tiempo los fieles están llamados a trabajar de manera especial en la conversión personal, exhortación que durante la imposición de las cenizas expresa el celebrante con las palabras: “Convertíos y creed en el Evangelio”.

Asimismo, con la expresión “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás” se recuerda la caducidad y fragilidad de la vida humana en la que la muerte es un destino inevitable.

En la Roma antigua, los fieles comenzaban con una penitencia pública el primer día de Cuaresma en el que eran salpicados de cenizas, se vestían con un sayal y estaban obligados a mantenerse alejados hasta que se reconciliaran con la Iglesia el Jueves Santo.

Cuando estas prácticas cayeron en desuso entre los siglos VIII y X se comenzó a colocar las cenizas en las cabezas de todos los miembros de la congregación.

Actualmente los fieles son marcados con una cruz en la frente con las cenizas obtenidas al quemar las palmas usadas en el Domingo de Ramos anterior.

Papa Francisco pidió para renunciar a chismes y rumores

En época de Cuaresma, los católicos normalmente son instados a dejar algo que les guste, como los dulces, pero este año el Papa Francisco les pidió que renuncien a algo distinto: que dejen de insultar a las personas en las redes sociales.

La Cuaresma “es un momento para renunciar a palabras inútiles, chismes, rumores, los apodos (denigrantes); es para hablar con Dios”, declaró Francisco su audiencia general el Miércoles de Ceniza, el comienzo de la temporada de 40 días que culmina en Pascua de Resurrección.

Fuente: 800noticias