El Museo de Israel ha incluido en su exposición una curiosa ancla de piedra del Antiguo Egipto que presenta decoraciones e inscripciones jeroglíficas de hace 3.400 años, así como la imagen de una diosa con la cara borrada, reporta el diario local Haaretz. Según los historiadores, el ancla, que fue hallada por un hombre que nadaba cerca de la ciudad de Haifa, se fabricó a partir de un bloque de piedra que formó parte de un templo.

Los expertos establecen que los jeroglíficos datan del siglo XV antes de nuestra era y que fueron parte de la decoración de un sitio religioso.

La piedra era un material escaso, por lo que fue reutilizada. Sin embargo, antes fue necesario arrebatar a la piedra su significado religioso, por lo que la cara de Seshat, la diosa de la escritura, que está presente en la decoración, pudo haber sido eliminada, sostienen los historiadores. No obstante, también es posible que la imagen de la cara fuera borrada en tiempos de conflictos religiosos.