«¡Hola Miami!», exclamó la cantante Shakira (@shakira), apenas comenzó su show en el siempre esperado medio tiempo del Super Bowl. Las trompetas y tambores empezaron a sonar, mientras las caderas de la artista colombiana deleitaban a los presentes.

Poco rato después aparecería en el escenario la descendiente puertorriqueña Jennifer López (@jlo), quien, junto a Shakira, fueron las grandes protagonistas de la 54 edición del mayor partido del fútbol americano estadounidense.

Desde que se supo que ambas hispanoparlantes serían las estrellas de este popular evento, se señaló que sería la final más latina de la historia.

Las dos artistas musicales consagradas fueron ovacionadas en el Hard Rock Stadium de Miami, tras un show en el que ambas explotaron varios de sus éxitos más reconocidos.

El espectáculo de medio tiempo del partido decisivo de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) es uno de los momentos más esperados de la temporada y en el mundo deportivo.

Años antes de la colombiana y la puertorriqueña, ese evento fue protagonizado por estrellas como Michael Jackson, Justin Timberlake o Lady Gaga.

Esta vez, en poco más de 14 minutos la presentación fue primero dirigida por Shakira y luego por Jennifer López. En los últimos minutos, las cantantes aparecieron juntas, compartiendo coros de sus canciones ante miles de aficionados que filmaban el espectáculo con sus teléfonos móviles.

Shakira, vestida con un traje rojo brillante, comenzó su show cantando «Loba». Luego, entonó y bailó otros de sus mejores compilados como «Ojos así», «Suerte» y «Chantaje», para la que incluso se le sumó el cantante Bad Bunny.

Cuando el público ya estaba prácticamente rendido a sus pies, la colombiana sorprendió al interpretar «Hips Don’t Lie» y «Waka-Waka», acompañado de sus clásicos movimientos de vientre que fueron ampliamente aclamados por los presentes.

Cuando ya habían transcurrido casi 7 minutos de la presentación de Shakira, Jennifer López irrumpió en el escenario con su aclamada canción «Jenny from the Block».

Con un traje de cuero negro apretado, y subida arriba de una barra, la intérprete puertorriqueña sorprendió con sus movimientos de «pole dance» que aprendió durante su actuación en la película «Hustlers».

«Waiting for tonight», «On the floor» y «Ain’t It Funny» fueron algunas de las otras canciones que López cantó y bailó durante su show. También causó furor la aparición del cantante colombiano J Balvin, quien entonó «qué calor» junto a Jennifer López.

Pero quizás el momento más comentado (y «político») de su presentación fue cuando López apareció junto a su hija, Emme Maribel Muñiz, de 11 años, con quien cantó un verso de Born In The USA, de Bruce Springsteen, mientras se envolvía en una bandera de plumas que era de EE.UU. por fuera y puertorriqueña por dentro.

Según diversos comentaristas, como Jon Pareles de The New York Times, esto fue un guiño de reconocimiento tanto para Puerto Rico como para los «Dreamers», los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en EE.UU.

«Mientras Muñiz cantaba, otros niños bailaban en estructuras en forma de jaula, una referencia sutil, pero un posible guiño a los miles de niños, la mayoría de los países latinoamericanos, que han sido detenidos en la frontera [sur de EE.UU.]», escribió por su parte Erin Vanderhoof este domingo en Vanity Fair.

Al final de la presentación, los temas de cierre del telón -interpretado por Shakira y Jennifer López a dúo-, fueron «Waka-Waka», de la barranquillera, y «Let’s get loud», de la puertorriqueña.

Ambas terminaron con sus mejores pasos de baile, mezclando diversos estilos musicales, incluidos la salsa, con bailarines que incluso daban piruetas en el aire.

Fuente: bbc