El fuerte temporal de viento, lluvia, nieve y oleaje que afecta a varias regiones mediterráneas de España desde el domingo causó hasta el momento al menos once muertos y cinco desaparecidos, además de graves daños naturales y de infraestructuras.

La última víctima fue encontrada hoy en el municipio de Jorba (Barcelona), aunque los equipos de emergencias están a la espera de confirmar que se trata de la persona desaparecida esta mañana cuando viajaba en su automóvil.

Además, la Policía catalana localizó el cadáver de una mujer en una playa barcelonesa que elevaría el número de fallecidos a 12, pero todavía no se ha podido esclarecer si la muerte está relacionada con el temporal.

A falta de la confirmación, dos personas continúan desaparecidas en Cataluña y otras tres en las islas Baleares.

En Cataluña (noreste), la región más castigada, sigue la crecida de los ríos, playas y otras zonas anegadas por el mar, carreteras cortadas y más de 130.000 alumnos sin clase.

El mar hizo desaparecer gran parte del delta de la desembocadura del río Ebro en el Mediterráneo, uno de los accidentes geográficos más importantes del país por la biodiversidad de su ecosistema y relevancia agrícola.

Según los últimos informes municipales, la fuerza del temporal hizo desaparecer 25 metros de la línea de costa, afectó a 3.000 hectáreas de cultivo de arroz y desdibujó varios kilómetros de playas.