El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv) advirtió que en abril podría colapsar en su totalidad la distribución de combustible en Venezuela

Trabajadores petroleros se declaran en rebeldía y piden la salida inmediata del superintendente de la Empresa Nacional de Transporte en el llenadero de Puerto La Cruz, Luis Peña, a quien responsabilizan de la paralización parcial de los vehículos que se encargan de distribuir gasolina en Anzoátegui, Sucre y parte de Guárico.

El pronunciamiento fue realizado la tarde de este martes por el director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Eudis Girot, quien advirtió que de continuar la falta de mantenimiento a las gandolas este servicio se detendrá en su totalidad el próximo mes de abril.

“Son 80 trabajadores los que hoy conducen las únicas 17 gandolas que están en funcionamiento y que transportan combustible en los estados Anzoátegui, Sucre y parte de Guárico, sin los equipos de protección necesarios y con grandes riesgos de quedar accidentados o sufrir explosiones tras la fisuras que presentan algunos tanques de estos vehículos de carga”, refirió Girot.

El representante sindical explicó que de las 17 gandolas que actualmente prestan sus servicios, seis tienen filtraciones de combustible y el resto en riesgo de quedar paralizadas por fallas mecánicas que presentan.

“Luis Peña quedó al descubierto por los trabajadores. Este superintendente de la Empresa Nacional de Transporte en el llenadero de Puerto La Cruz articuló un plan para generar caos, sacando de circulación las gandolas que estaban en buen estado y generando sobrecarga para las que funcionan a medias por el mal estado en el que se encuentran”, denunció Eudis Girot.

Los trabajadores decidieron declararse en rebeldía luego de la asamblea que mantuvieron este martes con el comandante del Destacamento 521 de la Guardia Nacional, Melbín Rincón, y el almirante Víctor Pacheco, quien es el comandante de las Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI).

Según explicó Eudis Girot, luego de la reunión con los efectivos castrenses se acordó instalar una mesa de diálogo que sirva para disminuir el conflicto laboral que mantienen en riesgo la operatividad del llenadero en Puerto La Cruz, figura que esperan representan la decena de denuncias que tienen los empleados petroleros por acoso y amedrentamiento laboral.

Fuente: elpitazo