Este sándwich es ideal para un desayuno nutritivo, y su sabor es una delicia. Si la versión francesa del sándwich mixto, el croque-monsieur, ya nos parece un inventazo, no contamos con palabras de alabanza suficientes para su señora pareja, el sándwich croque-madame. La incorporación de un huevo frito es una manera sublime de rizar el rizo. ¿A quién se le ocurriría tal genialidad?

 

🖍 Ingredientes:

 

  • Pan de sandwich

 

  • 4 lonchas de jamón

 

  • Queso emmental

 

  • Queso rallado tipo emmental

 

  • Leche

 

  • Harina de trigo

 

  • Mantequilla

 

  • Sal

 

  • Pimienta negra molida

 

  • Aceite de oliva

 

  • Huevo

 

🥣 Preparación:

Calentamos la mantequilla en una sartén y añadimos la harina para preparar una salsa bechamel que queda espesa. Removemos un par de minutos para que se cueza ligeramente y agregamos la leche. Lo haremos poco a poco al tiempo que removemos para que no queden grumos. Cuando no quede más leche que añadir, salpimentamos al gusto y cocemos a fuego suave durante diez minutos.

Tostamos ligeramente las dos rebanadas de pan de molde y lo untamos con una capa generosa de bechamel. Sobre una de ellas extendemos las lonchas de jamón y el queso, previamente loncheado. Colocamos encima la otra rebanada de pan, con la capa de bechamel hacia abajo.

Por último, cubrimos el sándwich con otra capa de bechamel y espolvoreamos con abundante queso rallado. Gratinamos durante unos minutos o hasta que la parte superficie esté dorada. Mientras esto ocurre, calentamos un poco de aceite en una sartén y freímos el huevo. Servimos el sándwich inmediatamente, coronado con el huevo frito.