Los diputados de la Comisión de Pueblos Indígenas de la Asamblea Nacional exigen respuestas contundentes sobre la masacre ocurrida en la población de Ikabarú en la Gran Sabana, pues pasados cinco días de estos sucesos aun no hay un pronunciamiento oficial por parte de ninguna autoridad. De igual forma anunciaron que denunciaran el genocidio que se está cometiendo contra las poblaciones originarías, para robarles su riquezas, ante instancias internacionales.

Recordó  que en los últimos años  han ocurrido sucesos similares por lo que los indígenas esperan respuestas del Estado sobre lo ocurrido la pasada semana, porque hasta el momento no se sabe quiénes son los muertos, ni cuántos son. Pidió respeto a sus pueblos, asegurando que  quieren desaparecerlos por causa del  oro,  “pero no negamos a morir”.

Basándose en el artículo 119 de constitución que le reconoce a los indígenas el derecho a sus culturas,  usos, costumbres, religiones, hábitat y derechos sobre  sus tierras ancestrales, rechazó  que a los indígenas, legítimos dueños y herederos de esas tierras donde viven, “los quieran sacar a la fuerza, matándolos y desapareciéndonos”.

La diputada aclaró que los indígenas no se niegan a que el Estado se beneficie de las riquezas que  están en sus territorios, pero no desapareciéndolos,  ni obligando a los pueblos a migrar a otras tierras por la fuerza.

Por su parte el Vicepresidente de la Comisión, diputado indígena Virgilio Ferrer, en representación Bloque de Occidente (Zulia) afirmó que este gobierno está haciendo lo que no pudo hacer la corona española, acabar con los pueblos indígenas. “Resistimos  el embate de  la colonización y hoy este gobierno, a  través del genocidio constante y permanente, quiere exterminarnos  para apoderarse de su  riqueza”, agregó.

Cuestionó que  se tenga una constitución con  artículos especiales para los  derechos indígenas que no se cumplen y son letra muerta, argumentando que no consultan a los pueblos sobre  lo que harán en sus tierras, generando un desplazamiento forzado.