La cantante venezolana Nella, ganadora en la reciente edición de los Latin Grammy a mejor nuevo artista, señaló en entrevista con Efe que el galardón supone “sin duda más trabajo”, pero a la vez constatar que “tanto esfuerzo valió la pena”.

“Merecería estar en muchas manos”, señaló la intérprete de 30 años en la ciudad de Miami, un día antes del cierre su gira “Me llamo Nella”.

La venezolana aludió así en sus agradecimientos primero a sus padres y luego al que considera su “guía”, el cantante y productor español Javier Limón.

No deja de lado a otro ibérico como es Alejandro Sanz, a quien conoció en 2013 cuando fue a recibir un doctorado honoris causa en el Berklee College, donde la cantante estudiaba.

Sanz la incluyó en un grupo de artistas que ese año subió al escenario de los Latin Grammy, una experiencia que repitió el pasado jueves cuando acompañó al español junto a Greicy Rendón y Aitana Ocaña para interpretar “Mi persona favorita”.

“Es tan increíble que cuando estás hablando con él se te olvida cuánto talento y cuántos éxitos tiene sobre esos hombros”, afirmó. “Además siempre dice algo que me encanta: Que hay que vivir con la cabeza en los sueños y los pies en la tierra”, agregó.

Margarita, la isla siempre presente

Aunque en los últimos meses Nella ha recorrido algunas de las principales ciudades de España y Estados Unidos, dice que cuando no está cantando su corazón vive en su Venezuela natal.

“Yo nací en Margarita, una isla al norte de Caracas”, contó. “Por cursi que suene, desde pequeña le dije a mis padres que la isla se me iba a quedar pequeña”, añadió.

Relata que ya antes de entrar a la adolescencia se encerraba a cantar por horas los éxitos de divas como Mariah Carey, Christina Aguilera y Celine Dion. “Es algo que salió de mí”, dijo.

Fuente: 800noticias