Este miércoles Shakira estrena, en más de 2.000 cines de 65 países, su concierto documental de El Dorado World Tour, gira realizada por la intérprete colombiana en 2018 luego de recuperar su voz, que perdió a fines de 2017 debido a una lesión en sus cuerdas vocales.

El filme captura el regreso triunfal de la artista. Contiene escenas nunca antes vistas como detrás de cámaras e imágenes de las grandes presentaciones realizadas ante casi 1 millón de personas.

En entrevista con The Guardian, la cantante relató que el período en que perdió el habla fue muy duro porque jamás se imaginó que le podía pasar algo así. Asimismo, reveló que cuando recuperó su voz -sin someterse a cirugías- lo sintió “como tener una especie de experiencia religiosa”.

“Siempre pensé que habría cosas en mi vida que desaparecerían, como la belleza, la juventud y todo eso. Pero nunca pensé que mi voz me abandonaría, porque es tan inherente a mi naturaleza. Era mi identidad. Así que cuando no pude cantar fue insoportable. Había veces en que ni siquiera podía levantarme de la cama, estaba tan deprimida”, dijo Shakira al medio británico.

Para poder recuperarse, la intérprete tuvo que pasar por períodos en los que no podía hablar absolutamente nada. Intentaba comunicarse mediante señales, pero nadie podía entenderla. Sus hijos tenían entonces 4 y 2 años de edad, por lo que escribir tampoco ayudaba, ya que ellos no sabían leer. No obstante, la artista señala que nunca se peleó con su pareja, el futbolista Gerard Piqué. “Yo no era positiva, era súper pesimista. Era una persona amargada. Gerard vio lo peor de mí”, agrega.

Recuperación milagrosa

Shakira perdió la voz cuando se preparaba para la gira de El Dorado y finalmente tuvo que postergarla. En un comienzo, los médicos -entre ellos el prestigioso cirujano que operó a Adele y otros famosos- le recomendaron someterse a una cirugía, pero la cantante decidió no hacerlo. En cambio, intentó recuperar la voz mediante hipnosis y meditación, e incluso peregrinó al Santuario de la Virgen de Lourdes (Francia), patrona de los enfermos, a buscar agua bendita para curarse. “O necesitaba cirugía o intervención divina”, sostuvo.

Cuando su voz regresó, sintió que estaba teniendo algún tipo de experiencia religiosa, afirmó. Además agregó que tras eso consideró que cada noche sobre el escenario era un regalo.

“Milagrosamente, y contra los pronósticos de los doctores, me recuperé de forma natural. Todos vaticinaron cirugía, pero la lesión desapareció completamente de mis cuerdas vocales”, declaró en una entrevista con la BBC publicada en junio de 2018.

“Recuerdo haber rezado. Ya se me había olvidado hacerlo, pero cuando atraviesas dificultades ¡de pronto recuperas la fe! Le prometí a Dios que si llegaba a poder utilizar mi voz de nuevo, lo celebraría todas las noches. Y eso es lo que estoy haciendo”, agregó entonces.

Fuente: elnacional