Los donantes internacionales acordaron el lunes liberar más de 500 millones de dólares en ayuda para proteger las selvas tropicales, incluida la del Amazonas, dijo el lunes el presidente de Francia, en una reunión en la ONU rechazada por Brasil.

La Amazonía brasileña se enfrenta a su peor racha de incendios forestales desde 2010, lo que provocó una protesta mundial y el temor a que la destrucción de partes de la selva tropical más grande del mundo pueda afectar la demanda por exportaciones de Brasil.

Los líderes de los países Grupo de los Siete ofrecieron en agosto 20 millones de dólares en ayuda de emergencia para combatir los incendios en la Amazonía, un gesto que Brasil criticó como colonialista.

El presidente francés, Emmanuel Macron, había pedido una alianza más amplia para proteger las selvas tropicales en el mundo usando la Asamblea General de las Naciones Unidas como plataforma para obtener apoyo.

Francia, Chile y Colombia se reunieron el lunes en el marco de la asamblea anual de líderes mundiales, pese a la ausencia del presidente brasileño Jair Bolsonaro, un escéptico del cambio climático que promueve la explotación productiva de la región amazónica.

“Todos dicen ‘¿Cómo se va a hacer sin Brasil?’”, dijo Macron durante un discurso. “Brasil es bienvenido y creo que todos quieren trabajar con Brasil (…) Vendrá, tiene un enfoque muy inclusivo”.

Macron respondió a las acusaciones de Bolsonaro de que París no tenía nada que hacer, y dijo que la Guayana Francesa, un territorio francés de ultramar en América del Sur, compartía una frontera de más de 700 kilómetros con Brasil, por lo que tiene responsabilidad en la protección de los bosques lluviosos.

Francia contribuiría con 100 millones de dólares a los 500 millones de dólares del paquete, dijo Macron. Alemania, Gran Bretaña y la Unión Europea también están entre los contribuyentes a las inversiones en preservación de la biodiversidad y desarrollo duradero.

Fuente: panorama