El ministro de relaciones exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, presentó este miércoles en la Organización de Estados Americanos (OEA) una serie de pruebas sobre la actividad de la guerrilla subversiva de ese país en Venezuela.

Durante la sesión del Consejo Permanente de la de la OEA, donde se decidirá la activación del TIAR para Venezuela, el canciller colombiano informó sobre la presencia de reuniones, apoyo de tropas y entrenamiento de “organizaciones terroristas” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en territorio venezolano.

Holmes presento fechas, coordenadas y las zonas donde presuntamente se encuentran  los líderes de las FARC y otros grupos guerrilleros en el territorio nacional. Señaló que estos grupos poseen “una permanencia permanente en Venezuela”.

“Aquí hay un denominador común en todos los elementos, hechos, evidencias que estoy poniendo en conocimiento de ustedes (…) es la presencia de las FARC y hoy la presencia del ELN, antes y hoy y en la presencia de nuevos grupos armados residuales en Venezuela, el elemento común es el vínculo con las autoridades venezolanas bien sea de tipo nacional, de tipo local, de tipo regional”, expresó el funcionario de la Casa de Nariño.

Aseguró que el régimen de Nicolás Maduro facilita las actividades logísticas, económicas y de control social a los “grupos  terroristas” y alertó sobre los riesgos para la seguridad nacional. 

“Un ELN más posicionado en territorio venezolano con la protección del régimen genera nuevos elementos a la inseguridad a la paz y tranquilidad en la región”, precisó.

Indicó que “la dictadura de Maduro” considera como parte de su defensa a los miembros de grupos irregulares que tienen vínculos con colectivos armados del régimen, según denunció.

“Imagino yo, las preocupaciones que tiene hoy el ejército venezolano al ver esa realidad, se preguntarán seguramente si los están utilizando para defender grupos de narcotraficantes o es que los quieren sustituir”, señaló durante su intervención.

El ministro colombiano indicó que continuará “trabajando mediante medios políticos y diplomáticos para denunciar estos hechos.

“Viene Colombia a pedir que se avance en acciones efectivas dentro del marco del derecho internacional para detener la amenaza a la estabilidad de nuestra región”, resaltó.

Fuente: 800noticias