El legendario David Ortiz volvió a ser el centro de atención y protagonista de la noche en el Fenway Park cuando este lunes subió al montículo para hacer el lanzamiento de honor, previo al duelo que disputan los Medias Rojas de Boston frente a los Yanquis de Nueva York.

Ortiz se mostró completamente recuperado de la herida de bala que sufrió en su tierra natal de Santo Domingo, el pasado 9 de julio y que pudo haberle costado la vida.

Un sonriente “Big Papi” hizo el lanzamiento de la primera bola con el exreceptor titular de los Medias Rojas, Jason Variek, para recogerla en el ‘home’.

Varitek fue compañero de Ortiz con los equipos de los Medias Rojas que se proclamaron campeones de las Series Mundiales del 2004 y 2007.

Fuente: latimes