El estado de las uñas pueden ser un aviso del estado en el que se encuentra la salud de una persona, ya que la forma, color y las líneas funcionan como indicadores.

En primer lugar, no hay que alarmarse por las líneas que tienen las uñas, ya que la causa principal de la aparición de estas marcas es el propio envejecimiento, ya que con la edad aumenta la posibilidad de que te sean más visibles. Sin embargo, es importante estar atentos porque también pueden aparecer por otras causas.

A la hora de mirar las uñas hay que diferenciar entre lo que son las líneas verticales (que van desde la punta de la uña hasta la cutícula) y las líneas horizontales (que ocupan el ancho de la uña). Ninguna de estas líneas quedan bien estéticamente, aunque lo más importante es por qué se generan.

En algunos casos, tanto las líneas verticales como horizontales de las uñas, pueden indicar falta de vitaminas en nuestra alimentación o que debemos replantearnos nuestra manera de comer y optar por una nutrición más saludable.

Por otro lado, si la aparición de estas líneas viene acompañada de dolores, aspereza, facilidad para romperse o son demasiado antiestéticas, es recomendable una visita al dermatólogo para que nos revise y aconseje el tipo de tratamiento que se debe llevar a cabo.

También, la aparición de estas líneas puede ser causa de deshidratación, de las manicuras frecuentes y si eres una persona con la piel seca, tienes más posibilidades de que aparezcan, según explicaron desde Il Corriere.

Fuente: informe21