Los manifestantes hongkoneses iniciaron este viernes una sentada en el aeropuerto de Hong Kong que se prolongará durante todo el fin de semana para «crear conciencia entre los viajeros internacionales» sobre la actual crisis política que afronta la excolonia británica.

Los activistas se dieron cita a primera hora de la tarde en la sala de llegadas del aeropuerto internacional de Hong Kong sosteniendo pancartas con frases como «¡Salva a Hong Kong de la tiranía y la brutalidad policial!» y «Bufé libre de gas lacrimógeno disponible en 13 distritos», referencia sarcástica al despliegue policial durante las últimas semanas para dispersar multitudes.

La protesta, organizada por internautas y anunciada como «una manifestación de 10.000 personas que saludan a los viajeros», atrajo a cientos de activistas.

Algunos sostuvieron pancartas y folletos en diferentes idiomas, incluidos inglés, chino, español y japonés, para explicar a los visitantes los motivos de su movimiento.

La sentada es una de las actividades convocadas en la ciudad este fin de semana tras la huelga general del pasado lunes que interrumpió la actividad de la excolonia británica.

Por su parte, la jefa del Gobierno local, Carrie Lam, ofreció hoy una rueda de prensa en la que expresó la preocupación de la comunidad empresarial sobre el impacto a largo plazo de las protestas.

Lam pidió al pueblo hongkonés el fin de la violencia: «Estoy muy preocupada por la situación y por eso hago un llamamiento a la calma y a la racionalidad para ayudarnos a superar esa situación», dijo.

Varios líderes empresariales también hablaron en el encuentro, y aseguraron que el sector de comercial y la industria minorista han experimentado una disminución en sus actividades durante los últimos meses.