Desde que debutó como mamá en agosto de 2017 la actriz venezolana Maritza Bustamante se ha mantenido alejada del mundo de la actuación.

Lo que no sabíamos hasta ahora es que a la intérprete de 38 años le fue diagnosticada una enfermedad que no tiene cura y que ha trastocado por completo su día a día: la fibromialgia.

Así lo reveló recientemente la propia Maritza a través de un emotivo vídeo que compartió en el canal de Youtube de su esposo, en el que por primera vez, habla a corazón abierto de este padecimiento que descubrió que sufría después de dar a la luz a su hijo.

La fibromialgia es una enfermedad caracterizada por dolores musculares crónicos de origen desconocido que no tiene cura hasta ahora.

“Mi salud ha sido la sorpresa. Desde el día que nació mi bebé quedé con muchos dolores, sobre todo en la espalda. Yo pensaba que era normal, ya yo traía una lesión por el baile, pero eso que pensé que era normal empezó a empeorar y empezó a limitarme. Se empezaron a disparar las emociones como la frustración, la impotencia, la tristeza… Y me ha llevado 1 año y 8 meses hasta que tres médicos coincidieron con un mismo diagnóstico que se llama fibromialgia”, contó.

La actriz, quien es hermana del reconocido animador Nelson Bustamante , reconocida por protagonizar la telenovela Torrente en 2008, transmitida por Venevisión y en la que compartió roles con los actores Iván Tamayo y  Luciano D’ Alessandro, explicó al borde de las lágrimas que esta compleja enfermedad ha alterado completamente su vida, hasta el punto de que le ha imposibilitado, entre otras cosas, salir a la calle sola con su hijo.

Telenovela Torrente transmitida por Venevisión en 2008.

“No me he permitido salir con mi bebé, las veces que lo he hecho por atrevida he regresado que he tenido que llamar a mi esposo por teléfono y decirle «no me puedo bajar del carro, cárgame, sácame del carro, no puedo caminar’”, narró visiblemente emocionada Bustamante.

“Cuando te dicen tienes una enfermedad que posiblemente no la superes’ tienes que vivir encerrada en un cuerpo del cual te provoca salir corriendo pero no puedes correr. Ahí empezó mi lucha con las emociones y mis dolores y el camino se ha hecho largo”, se sinceró.

Maritza junto a su hijo Santiago y su esposo Max Pizzolante.

La actriz  que en 2010 dio vida a la antagonista del melodrama de Telemundo, El fantasma de Elena, cuenta ahora su historia para ayudar a otras personas y lanzar el mensaje de que no siempre lo que se ve a través de las redes sociales es la realidad que vive una persona.

“Las personas hoy en día comparan desde su cuerpo hasta su vida entera con lo que ven en Instagram y eso produce muchísima infelicidad, también frustración, muchísima envidia el querer tener lo que otros supuestamente tienen, esa vida perfecta, esa vida que yo quiero, pero no es la realidad. La vida no es lo que se muestra en Instagram, la realidad es otra, la realidad es esta es que estoy luchando con una enfermedad”, aseveró la estrella de telenovelas.

 

Fuente: panorama