Una mujer identificada como Louise Porton fue declarada culpable del asesinato de sus dos pequeñas hijas, a quienes mató porque “se entrometían en su vida sexual”, según informó la fiscalía.

Tras un juicio de cinco semanas, la Corte de Birmingham Crown la declaró culpable por decisión unánime, pese a que ella había negado ser la responsable de la muerte de Lexi Draper, de 3 años, y de Scarlett Vaughan, de 17 meses.

Esta semana se difundió material capturado por cámaras de circuito cerrado de los últimos momentos de la mujer con sus hijas antes de quitarles la vida.

En un video se puede observar cómo la madre se detiene en una gasolinería mientras llevaba a su hija Scarlett al hospital. Según medios británicos, Porton hizo escala en la estación pese a que la niña se estaba muriendo en el asiento trasero del vehículo.

Fuente: lapatilla