Shannon Biggers, una adolescente que cuidaba a su cachorro se sorprendió cuando descubrió que había rasgado todo el césped artificial de la casa de sus padres cuando ella lo descuidó por un momento.

 

Shannon, recibió instrucciones estrictas de no dejar a Bailey, el Dogo de Burdeos-Staffie, sin supervisión, bajo ninguna circunstancia, mientras su madre estaba fuera.

 

Sin embargo, el cachorro de diez meses había arrancado todo el césped artificial y lo había arrastrado en un montón, exponiendo la tierra debajo y dejando el jardín como un arenero.

 

La joven luego intentó reparar el césped por su cuenta, pero no pudo, así que finalmente le envió una foto del desastre a su madre.

 

Fuente: noticias24