¿Evitará Kevin Spacey un juicio por agresión sexual?

El único caso penal contra el famoso actor estadounidense caído en desgracia sufrió un duro golpe el lunes 8 de julio del 2019, cuando el acusador decidió que no testificará en la corte por miedo a incriminarse a sí mismo.

El actor de 59 años, cuya carrera se vino abajo tras las primeras acusaciones de agresiones sexuales presentadas por varios hombres en su contra en noviembre de 2017, no estuvo presente en la audiencia de este lunes 8 de julio del 2019 en la isla de Nantucket, en Massachusetts.

Fue en esta exclusiva isla donde veranean millonarios y aristócratas que el protagonista de ‘House of Cards’ y del premiado filme ‘American Beauty’ fue acusado de haber tocado el pene de un joven de 18 años, empleado de un bar, en julio de 2016, tras haberlo alentado a beber alcohol con él.

Su inculpación por atentado al pudor y agresión tuvo lugar a fines de 2018, luego del surgimiento de varias otras acusaciones de agresión sexual de jovencitos tras las huellas del movimiento #MeToo.

Ninguna de las otras acusaciones, ni en Estados Unidos ni en Londres, ha culminado, por ahora, en un caso penal.

En el caso en Massachusetts, el celular de la presunta víctima es clave: el joven lo utilizó para grabar la supuesta agresión, y para comentarla en mensajes de texto con su novia de entonces y con un grupo de amigos. 

Pero el teléfono, que la defensa quiere examinar, desapareció, confirmaron el lunes el joven y sus padres.

Un policía dijo haberlo entregado a la familia tras haber extraído todos los datos, pero admitió que no pidió un recibo.

La familia dice que nunca lo recuperó. Consultado largamente sobre qué hizo con el teléfono y los mensajes, el joven asegura que no borró nada.

Pero cuando se le advirtió que cualquier manipulación del teléfono podía significar una demanda en su contra, invocó la Quinta Enmienda de la Constitución estadounidense, que permite a un testigo guardar silencio para no incriminarse a sí mismo.

La madre del joven, una conductora de televisión conocida de la región de Boston, Heather Unruh, admitió en la corte haber borrado algunas imágenes potencialmente avergonzantes para su hijo del teléfono antes de entregarlo a la policía.

Fuente: elcomercio