El FBI y agentes de control de Aduanas están accediendo a importantes bases de datos de ciudadanos estadounidenses, a través del escaneo de fotografías especialmente del carnet de conducir.

Todo esto fue revelado por el Washington Post, que destaca “la mina de oro en reconocimiento facial” que están haciendo las autoridades.

La gravedad del asunto radica en que si bien el FBI tiene accesos a los datos de la gente, se trata de personas con antecedentes penales, y no ciudadanos sin problemas con la justicia y cuyas fotografías e informes se toman sin su consentimiento de las licencias de conducir.

Según lo revelado por el Washington Post, ni el congreso ni las autoridades estatales han autorizado estos procedimientos.

El acceso de la policía a las bases de datos estatales, particularmente las bases de datos del DMV (Departament of Motor Vehicles), “a menudo se hace en la sombra sin consentimiento”, dijo el presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, Elijah E. Cummings.

Jim Jordan, del partido Republicano, también se mostró indignado por la actuación del FBI. “Acaban de darle acceso al FBI. Ningún individuo firmó eso cuando renovaron su licencia de conducir, obtuvieron sus licencias de conducir. No firmaron ninguna renuncia diciendo: ‘Oh, está bien pasar mi información, mi foto, al FBI’. Ningún funcionario electo votó para que eso suceda”. Más información: http://www.diariometropolitano.com.ve

Fuente: fayerwayer