Este 4 de julio la justicia francesa sentó en el banquillo a la propietaria de Maurice, un gallináceo del suroeste de Francia que despierta a sus vecinos con sus cacareos. Así lo reseña infobae.com

Se llama Maurice, tiene cuatro años, 2,5 kilos de peso y un canto que desvela a sus vecinos, una pareja de jubilados del suroeste de Francia que ha acudido a la justicia para poder dormir por las mañanas.

Maurice vive en la isla de Oléron, donde se ha convertido en una celebridad por la repercusión que ha tenido el juicio a su propietaria por “molestias anormales para el vecindario“.

Los vecinos, que ocupan una casa de fin de semana, empezaron su ofensiva contra Maurice en 2017, primero con el envío de cartas a la dueña para callar al gallo y luego apelando a agentes.

Fuente: noticias24