El papa Francisco y el presidente de Rusia, Vladímir Putín, hablaron hoy sobre la situación en Venezuela, Siria y Ucrania, durante la reunión de casi una hora que ambos mantuvieron en el Vaticano, según informó la Santa Sede.

En un escueto comunicado el Vaticano califica la reunión de «cordial» y en la misma expresaron su satisfacción por el desarrollo de las relaciones bilaterales, «reforzadas» con la firma hoy de un memorando de entendimiento para colaborar en el hospital pediátrico «Bambino Gesu» y otros de la Federación Rusa.

También hablaron de «cuestiones relevantes para la vida» de la Iglesia Católica en Rusia, país de mayoría ortodoxa, así como de «la cuestión ecológica» y de temas internacionales «con especial referencia a Siria, Ucrania y Venezuela», aunque sin indicar el contenido.

La reunión había comenzado con casi una hora de retraso, al igual que en sus dos anteriores visitas al papa Francisco, y a su término el presidente ruso agradeció al pontífice la conversación, que calificó de «sustanciosa e interesante».

Putin entró en la llamada Sala del Tronetto del palacio apostólico pasadas las 14.15 hora local (12.15 GMT), donde el papa le recibió con una sonrisa y un apretón de manos y accedieron a la biblioteca donde se produjo la reunión privada.

Sin mediar palabra, el papa esperó la salida de los fotógrafos para empezar la reunión con la ayuda de un traductor.

El presidente ruso había llegado al Vaticano directamente del aeropuerto de Roma con un convoy de cerca 30 vehículos y una delegación que comprendía a algunos ministros, entre ellos el titular de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, que mantuvo separadamente una reunión en la Secretaría de Estado.

Fuente: unionradio