El kilo de hígado cuesta 20.000 y el bofe 6.000 bolívares por lo que las amas de casa optan por comprar estas dos vísceras y así poder llevar algo de salado para su hogar debido que la carne cuesta 27.500 y resulta imposible de comprar.
 
El corazón de res tiene un precio de 18.000 y la lengua 12.000 la unidad. Un vendedor de una carnicería aseguró que semanalmente debe pedir estos alimentos para surtir sus neveras y atender la demanda de sus clientes, “lo que más se llevan es el bofe y el hígado porque es lo más barato”.
 
Aunque enfatizó que “las personas no suelen llevarse el kilo si no solo de a poquito según la disponibilidad del bolsillo”.
 
El consumo de carne cayó en 2.7 kilos por habitante en Venezuela en el 2019, el venezolano solo ingiere apenas 47 kilos de este producto al año el cual representa una reducción de 20%, lo que deja en evidencia el bajo porcentaje de proteínas que está consumiendo el venezolano medio.
Fuente: informe21