Desde el pasado fin de semana conductores y usuarios se sorprendieron al no ver colas en las gasolineras del estado.

Y es que al parecer, el expendio del combustible se había normalizado.

El encargado de la estación de servicio Las Garzas, Miguel Rodríguez, indicó que la situación se solucionó gracias a la llegada de un buque que permitió surtir mayores cantidades de carburante en todas las bombas.

Rodríguez aseguró que el último pedido que recibió fue de 23 mil litros de combustible, lo que significa que se siguen haciendo entregas compartidas.

Anteriormente, los dueños y administradores de las estaciones de servicio, podían solicitar cantidades específicas de combustible, pero ahora solo reciben los litros de gasolina que les despachen.

Las cisternas tienen una capacidad de 37 mil litros, pero nadie está recibiendo esa cantidad, sino que se divide entre varias estaciones de servicio, esto a su vez genera escasez.

Destacó que, en días recientes solo recibía un máximo de 10 mil litros de gasolina, lo cual era insuficiente y hacía que se formaran las filas de autos.

Rodríguez señaló que espera que la solución sea definitiva, así mismo reconoce que hubo muchas irregularidades en la venta del carburante, y aún no le llega el último pedido que hizo, lo cual puede indicar que no se ha resuelto por completo la crisis.