La Juez de Control N° 3  del Circuito Judicial Penal del estado Anzoátegui, Aida Ramos concedió libertad plena a los cinco funcionarios que el pasado 15 de marzo fueron detenidos en la sede del Centro de Coordinación Policial (CCP) del municipio Píritu  de la Policía de Anzoátegui (Polianzoátegui), acusados de simular un saqueo a un camión que transportaba lubricantes.

Por iniciativa y como parte de sus fundamentos de derecho en su acto conclusivo, la Fiscalía Sexta del Ministerio Público promovió la liberación del comisionado José Gregorio González Orta, jefe de la unidad policial; y de los oficiales Luis López, Nimrod Batista, José Zambrano y César Rosal, por “falta de certeza” en su participación en el presunto asalto a transporte de carga, privación ilegítima de libertad y asociación para delinquir.

El abogado penalista Ludving García denunció la detención ilegal y el trato humillante que se le dio a González Orta y que fue ordenada por el general Félix Manrique, quien era el director de Polianzoátegui para la fecha.

García dijo que con 28 años de servicio, con un expediente intachable y comprobada solvencia económica se quiso implicar al comisionado agregado en delitos tan graves como los señalados, pero además fue aislado, se le negó el derecho a recibir atención médica  y se le evitó tener contacto con sus familiares, violando todos sus derechos fundamentales.

Agradeció la gestión de la Defensoría del Pueblo y otras instituciones que se encargaron de impartir justicia durante los 35 días de la detención.

González Orta condenó el daño moral que se le hizo a él y a su familia sin importar la condición de vulnerabilidad en la que estaba su esposa embarazada.

Señalaron que se reservan acciones legales contra los responsables de su arrestro y la empresa que transportaba la carga que fue recuperada y resguardada por los funcionarios actuantes.