Una vecina de la ciudad británica de Plymouth recibió recientemente una tarjeta postal escrita en vísperas de la Navidad de 1907 que fue enviada desde un domicilio que ya no existe hace décadas, informa el portal local Devon Live.

Michaela Webber, de 24 años, encontró el inusual envío mientras revisaba la correspondencia en su buzón. El autor de la misiva, firmada con el nombre Albert, informaba a una tal Vie que su estado de salud no le permitiría visitarla al día siguiente.

«Querida Vie, no te sientas decepcionada si no llego mañana martes, ya que me siento horriblemente mal. Espero que en casa todos se encuentren bien, Albert xxxxx», rezaba el mensaje.

La imagen de la tarjeta y la dirección del remitente correspondían a una serie de edificios conocidos en su momento como Crownhill Barracks, los cuales fueron construidos en la misma ciudad costera de Plymouth en 1891 para hospedar a regimientos de tropas británicas que se embarcaban en misiones de ultramar.

Las viviendas fueron ampliadas durante la Primera Guerra Mundial e incluso utilizadas a modo de cuarteles durante el segundo conflicto bélico mundial. Dos décadas más tarde, ya en los 1960, fueron demolidas y en su lugar se levantó un edificio de oficinas.