Pescadores registrados en Chacopata, estado Sucre, informaron el hallazgo en altamar de una corona de oro que creen forma parte de las joyas robadas a la Virgen del Valle, en la isla de Margarita y que fueron lanzadas al mar por unos delincuentes hace 10 años.

El hecho ocurrió el pasado miércoles mientras navegaban entre Chacopata y la isla de Margarita. El motor se les trancó y cuando lo levantaron vieron incrustada la pieza de oro.
En el transcurso del viaje fueron abordados por efectivos de la guardia y debieron hacerle entrega de la joya, llevándosela estos a su base en la ciudad de Carúpano estado Sucre. En virtud del valor sentimental del hallazgo, los bendecidos pescadores hicieron seguimiento al destino de la pieza, y conocieron que ya la iglesia está en conocimiento del rescate y se encuentra en manos de la fiscalía, quien debería ordenar su traslado al Museo Diocesano.
Informaron que antes de entregarla verificaron su peso, 165 gramos, y estiman que en efecto es de oro. Aunque la guardia los instó a borrar la foto tomada, lograron mantener una en resguardo.

Robo en el 2009 

De acuerdo a registros en medios de comunicación, aquel robo ocurrió el 10 de noviembre del 2009, cuando sujetos portando armas de fuego y vestimentas que los identificaba como funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, (Cicpc), llegaron al Museo Diocesano de la Virgen del Valle con la excusa de revisar las alarmas de esta área para reforzar la seguridad donde se guardan los ex votos de la patrona de los orientales.
Los cuerpos policiales activaron un plan de emergencia para la aprehensión de los malhechores, y horas más tarde fueron capturados en alta mar, cerca de Chacopata, pero al verse rodeados lanzaron las prendas al mar.
La jueza del Tribunal Segundo de Control dictó privativa de libertad en contra de Misael Gómez Marcano, Alexander Michel Jeanpiere, Luis Gustavo Carvallo Zapata, José Ramón Aguilera, Manuel Enrique Lujano Guell y Reizon Ramón Farías Sucre, integrantes de la banda “Los Caraqueños”, por el delito de apropiamiento de las joyas de la Virgen del Valle.
Se da cuenta que, en diciembre del mismo año feligreses acusaron a los cuerpos policiales del poco interés en la búsqueda de las prendas, ya que en esa fecha se anunció la suspensión del buceo que intentaba dar con las piezas lanzadas a la profundidad del mar.
La última recuperación de prendas ocurrió en el 2011.