Conforme a una orden del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a partir de junio de este año se pedirá como parte de los documentos de control el nombre de usuario en las redes sociales a los aplicantes de visa, según informaron medios estadounidenses.

El cambio fue anunciado por primera vez en 2018. Antes, solo un grupo de solicitantes de visa que requerían una investigación adicional, como aquellos que han viajado a otros lugares del mundo que están controlados por grupos terroristas.

Ahora, todos están obligados a entregar el nombre de sus cuentas de usuario de Instagram, Twitter, Facebook y demás redes sociales a las autoridades como parte del proceso de visa.

Las autoridades estiman que la medida afectará a 14,7 millones de personas que visitan el país anualmente, según reseñó el diario El espectador.

Algunos solicitantes de visa como diplomáticos u oficiales quedarán exentos de este requisito.

La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos se opuso a la propuesta en un principio porque crearía “un ambiente propicio para la discriminación”. Sin embargo, sus objeciones no tuvieron lugar.

Fuente: eluniversal