El mundo del fútbol enfoca este sábado al estadio Wanda Metropolitano, que asume otro desafío para la corta historia aún del imponente campo del Atlético de Madrid, quizá ante el reto de más dimensión: la final de la Liga de Campeones, que jugarán el Liverpool y el Tottenham.

“No tenemos duda de que será un éxito, lo verán 300 millones de personas, tendremos 100.000 visitantes en tres días en Madrid, con un impacto económico directo de más de 50 millones de euros”, expuso Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado del club, cuando comenzó ya el esprint final para la cita de este sábado.

Aquel “proyecto de dos locos que pretendían organizar algo casi imposible”, según apuntó, ya es un hecho futuro, al que le quedan unas cuantas horas para que sea una realidad, para que acapare toda la atención del universo futbolístico, con el título de los títulos a nivel de clubes en juego.

Tomado por la UEFA desde el pasado 13 de mayo, el día después al último encuentro del Atlético de Madrid como local en esta temporada -el 1-1 frente al Sevilla-, el estadio ya está listo para recibir al Tottenham y al Liverpool, que se estrenarán ya este viernes en el terreno rojiblanco para el partido del sábado.

Aún no tiene ni siquiera dos años de vida el estadio, pero ya ha vivido algunos momentos memorables, casi todos ligados al Atlético de Madrid; despedidas emocionantes, con Fernando Torres por encima de todos; goles, paradas formidables…

También un récord en el fútbol femenino español, con los 60.739 espectadores que asistieron el 17 de marzo de este año al partido de la Liga Iberdrola entre el Atlético de Madrid y el Barcelona, con victoria azulgrana por 0-2, o una final, la de la Copa del Rey del curso pasado, ganada por el Barça de Lionel Messi: 5-0 al Sevilla.

Fuente: 800noticias