Tras la solicitud del Ministerio Público, fueron privados de libertad seis mujeres y tres hombres por estar presuntamente vinculados al tráfico de personas con fines de explotación sexual.

Ellos son Beatriz Elizabeth Alcalá Saldivia (46), Deyson Alexander Alleyne Pimentel (28), Daniela Josefina Luces Pimentel (19), Ornella Milagros Martínez Marcano (26), Yaritza del Valle Morales Romero (22), Dignora del Valle Romero Zapata (40), Carlos Enrique Laffont Astudillo (30), Ingrid José Martínez Marcano (28) y Adrián Eduardo Pacheco Gómez (33).

El pasado 23 de abril, un peñero partió de la localidad de Güiria, municipio Valdez del estado Sucre, rumbo a la isla de Trinidad con 35 personas a bordo. La embarcación naufragó a la altura del sector Boca de Dragón, zona limítrofe con la referida nación caribeña.

Familiares de las víctimas se presentaron en el Comando de Guardacostas de la Armada Militar Bolivariana en la citada población para alertar sobre este zarpe ilegal y que, además, los pasajeros no habían llegado a su destino.

Los militares activaron un plan de búsqueda en altamar, por lo que fueron hallados cuatro supervivientes en Isla de Patos, y otros cuatro en Boca de Dragón, además de una joven de 16 años, sin signos vitales.

Entre los rescatados con vida estaban Pacheco y Laffont; el primero era el encargado del bote y el otro iba acompañado de un grupo de mujeres y adolescentes. Por ello, efectivos de la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim) los detuvieron en flagrancia en el Hospital General “Doctor Andrés Gutiérrez Solís” de Güiria.

Las diligencias coordinadas por el Ministerio Público permitieron dar con el paradero del resto de los implicados en hoteles de la zona, donde fueron capturados en flagrancia por agentes de la Dgcim y de la Policía de Sucre, puesto que retenían a otras jóvenes con la intención de trasladarlas hacia Trinidad.

En la audiencia de presentación efectuada ante el Tribunal 5° de Carúpano, el Ministerio Público imputó a los nueve implicados por los delitos de trata de personas y asociación.

Además, se le imputó homicidio intencional con dolo eventual al patrón del bote, Pacheco Gómez, dado que en esa embarcación iba la adolescente de 16 años que se ahogó.

Una vez que la referida instancia judicial revisó los elementos de convicción aportados por los fiscales, decretó las medidas de privación de libertad y fijó como sitio de reclusión la Estación de Vigilancia Costera de la Guardia Nacional Bolivariana en Güiria.

Fuente: radiomundial