Escondidos, presos, exiliados o refugiados en embajadas; las decenas de diputados que están hoy en la mira de la Justicia venezolana seguirán teniendo voz y voto en los debates del Legislativo una vez se materialice la propuesta de “quórum virtual” que se está cocinando.

La comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) trabaja en un proyecto de ley que permita la participación a distancia de los legisladores que “por razones de extrema urgencia y necesidad no puedan estar de manera presencial en” la Cámara.

Así lo explicó a Efe la presidenta de esa comisión, Dennis Fernández, quien recordó que a casi 40 parlamentarios contrarios al Gobierno “se les han ido procesando actuaciones judiciales” y al menos a 17 de ellos les han sido levantadas sus inmunidades por decreto de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).
Esto por “la pretensión (de la Administración del presidente Nicolás Maduro) de querer dejar al Parlamento sin quórum” y de “disolver el Parlamento por la vía de los hechos”, dijo la diputada sin dejar de subrayar que la ANC, integrada solo por oficialistas, no tiene competencias para retirar el fuero a los diputados.

En vista de ello y de que por reglamento interno el Legislativo, de contundente mayoría opositora, necesita la presencia de la mitad más uno del total de 167 diputados para sesionar, el Parlamento está diseñando un mecanismo para seguir funcionando con el mínimo de 84 representantes teniendo en cuenta que el chavismo tiene unos 50 escaños.

Además, la conformación del quórum es una urgencia exclusiva de la oposición ya que los legisladores oficialistas dejaron de acudir a las sesiones desde 2016 luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declarara a la Cámara en desacato y considerase que todos sus actos son nulos.

“Esta situación nos obliga a preservar a los diputados, pero también nos obliga a preservar el quórum que requiere el Parlamento para seguir funcionando, ese 84 que requerimos”, indicó Fernández que denunció un “asedio” contra el Legislativo desde que el chavismo perdió la mayoría en enero de 2016.

En ese sentido, la comisión parlamentaria está estudiando la implementación de “un quórum mixto”, presencial y virtual, “porque creemos que no puede ser meramente virtual, porque no podemos permitir que muera el Parlamento nacional, porque la idea nace precisamente en casos excepcionales y de emergencia”.

Fuente: lapatilla