La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, encabezó una protesta la mañana de este lunes frente al Hospital JM de los Ríos donde han muerto 4 niños venezolanos a la espera de un trasplante de médula para los que el gobierno ha negado los recursos.

Este domingo murió Erick Altuve, de 11 años, el cuarto niño que en el mes de mayo pierde la vida debido a la falta de insumos que garanticen la salud de los venezolanos.

“Hoy estamos de luto, cuatro niños han perdido la vida desde el 6 de mayo, vidas que han podido salvarse si en Venezuela hubiesen condiciones dignas en hospitales”, dijo Contreras a las puertas del Hospital.

Recordó que desde el año 2014 han estado denunciando una emergencia compleja en el sector salud que este fin de semana se evidenció en menos de 72 horas con la muerte de dos niños que esperaban un trasplante.

Pidió a los venezolanos que reaccionen ante esta crisis humanitaria que sigue robando vidas inocentes frente a la mirada indiferente del régimen chavista.

Fuente: 800noticias