La influencer polaca Julia Slonska, destrozó con un martillo una escultura, de hace 200 años, situada en el parque Dolinka Szwajcarska, en Varsovia, Polonia, con el objetivo de ganar likes y seguidores.

La adolescente de 17 años le mutiló la nariz a la escultura que representa a un ángel con una tortuga entre las manos.

El rechazo de la comunidad no tardó y Slonska fue despedida de su trabajo en una agencia de modelos y perdió un contrato publicitario de una de las entidades bancarias más importantes de su país.

Además, su acción podría ser castigada con una pena de prisión de entre seis y ocho meses.

En el video se ve a la chica, acompañada de sus compañeros, que entre risas destrozaban la obra.

«No debió haber ocurrido. Lo lamento. No diré lo que me impulsó a hacerlo porque es un asunto privado, pero quería disculparme con todos«, señaló la influencer, que buscaba aumentar su lista de seguidores en Instagram que al momento de grabar el video se encontraba en 6000.

Después del acto vandálico la joven afirmó que ella solo quería jugar a Minecraft.

También ha admitido, que había bebido antes de perpetrar el ataque contra el patrimonio y que fue ella misma quien se puso en contacto con las autoridades para confesar su desmán.

Fuente: Caraotadigital