Un juez español decretó este viernes el ingreso en prisión del exviceministro eléctrico, Javier Alvarado Ochoa, detenido en Madrid en cumplimiento de una orden de arresto de Estados Unidos, que ha solicitado su extradición.

Alvarado fue arrestado en cumplimiento de esa petición, sobre la que debe decidir la Audiencia Nacional de España.

Estados Unidos le reclama por supuestamente haber blanqueado dinero procedente de sobornos de la petrolera estatal venezolana PDVSA, según informaron fuentes judiciales españolas.

Según el acta de arresto a la que tuvo acceso Efe, Alvarado presidió Bariven, la filial de PDVSA y, en 2011, ante los problemas de liquidez de la petrolera, “se involucró en una conspiración con un grupo de directivos de alto nivel” para pedir sobornos a proveedores, algunos con sede en EEUU, y darles así prioridad en el pago.

Dos de ellos fueron los empresarios venezolanos Roberto Rincón y Abraham Shiera, que reconocieron haber pagado sobornos a PDVSA y fueron condenados por ello en Estados Unidos.

En ese “complot” estaba también Nervis Villalobos, exviceministro de Energía de Venezuela con Hugo Chávez que fue detenido en España y ahora está en libertad pendiente de investigaciones por blanqueo en diferentes órganos judiciales españoles y sobre quien también pesa una petición de extradición de EEUU.

La Justicia estadounidense quiere sentar en el banquillo a Alvarado por 19 cargos de blanqueo de capitales, y cree que dejarlo en libertad representa “un riesgo importante de fuga”, ya que tiene medios y recursos para huir “si así lo deseara”.