La misión diplomática del régimen de Nicolás Maduro abandonó Costa Rica este sábado, dos días antes de que se cumpliera el plazo otorgado por el gobierno del presidente Carlos Alvarado.

El representante legal del chavismo en el país, Celso Gamboa, confirmó a la periodista Amelia Rueda que la delegación venezolana -conformada por tres personas- salió del territorio costarricense. Semanas atrás había trascendido que se trataba de Nabil Moya, Angélica Ramírez y Nelly de la Mata Ovalle.

Sin embargo, Gamboa comentó que los funcionarios deberán regresar al territorio nacional en su condición de turistas, para rendir declaración ante un tribunal de San José como “víctimas de un supuesto delito de usurpación”, a raíz de una denuncia que presentó el régimen contra la diplomática María Faría, designada por Juan Guaidó.

De acuerdo con el abogado, en Costa Rica permanecerá personal del cual el Poder Ejecutivo no requirió su salida. Ese grupo -del que no se precisó la cantidad de integrantes- no tiene funciones en la embajada venezolana.

Los venezolanos que se encuentren en el país deberán viajar a la sede diplomática en Nicaragua para realizar trámites consulares.

Gamboa insistió en que desde el 20 de febrero, cuando Faría entró a la embajada, la sede diplomática dejó de operar en el país centroamericano.

 

Fuente: 800noticias