Todos conocen que el protector solar nos protege contra las quemaduras solares y disminuye el cáncer de piel. Ahora, un estudio reveló que el protector solar puede ayudar a que nuestros vasos sanguíneos mantengan sus funciones.

El sitio web Medical News Today reseñó sobre los hallazgos de esta investigación que analizaba la relación entre los rayos UV y el rendimiento de los vasos sanguíneos en la piel. Exactamente, el protector solar reduce los niveles de vasodilatación que media el óxido nítrico (NO).

El NO es una molécula que funciona como un vasodilatador lo que permite la relajación de los músculos lisos alrededor de los vasos sanguíneos y aumenta el flujo de la sangre.

La vasodilatación ayuda a que el cuerpo mantenga su temperatura y responda al estrés ocasionado por el calor. Si el cuerpo llega a sobrecalentarse, el NO propicia la vasodilatación de la piel que provoca el aumento del flujo y la pérdida de calor a través de la piel.

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Pennsylvania comenzó a estudiar cómo el uso del protector solar influiría en la relación que hay entre los rayos ultravioletas y la vasodilatación.

Compararon la vasodilatación que estás asociada al NO en la piel que estaba desnuda, más la que habrían cubierto previamente con protector solar o sudor.

Para el experimento, tomaron 13 individuos sanos con tonos de piel claros y medios. Expusieron un brazo de cada participante a los rayos ultravioleta, mientras que el otro brazo se dejó para control.

Calcularon que la exposición a los rayos UV para que fuese equivalente a pasar una hora afuera en un día soleado.  Se realizaron tres pruebas en el brazo expuesto: sin nada, con protector solar y con sudor.

Resultó que en comparación con el brazo de control, la zona de prueba sin nada aplicado permitió una vasodilatación asociada con el NO reducido; es decir, que la radiación ultravioleta evitó que el NO activara la relajación de los músculos de los vasos sanguíneos lo que disminuyó la capacidad del cuerpo de enfriarse.

 

Fuente: panorama