El Gobierno colombiano intentará implementar controles migratorios en las trochas de la zona fronteriza del departamento de Norte de Santander con Venezuela, por donde a diario pasan miles de personas tras el cierre de los puentes por parte del gobierno de Nicolás Maduro en febrero pasado.

“Buscamos generar puestos móviles migratorios (…) que nos podamos ir moviendo de un punto a otro para poder controlar esa población que está ingresando por sitios no autorizados”, dijo el director de Migración Colombia, Christian Krüger, en una rueda de prensa en Cúcuta, capital de Norte de Santander.

Por otra parte, la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, que visitó Cúcuta para conocer de primera mano la situación, señaló que las autoridades necesitan saber quiénes son las personas que están ingresando al país.

“No podemos exponer al riesgo la seguridad de nuestra población queriendo apoyar a la población de Venezuela”, afirmó Ramírez.

Asimismo, destacó la importancia de brindar un tratamiento especial a la zona de frontera para que la población pueda “asimilar sin más traumatismos esta llegada de los migrantes”.