Científicos de la  Universidad de Shandong, en China, encontraron que solo al ejercitarse entre 10 minutos y una hora semanalmente se reduce el riesgo de morir en un 18% por cualquier causa; así lo reseñó el sitio web SciMex.

El estudio, publicado en publicado en el British Journal of Sports Medicine, reveló que otras actividades físicas de menor intensidad como caminar o la jardinería también disminuyen las probabilidades de muerte prematura por enfermedades cardiovasculares o cáncer.

Señalaron que si se hace más ejercicio por más minutos, los beneficios aumentan mientras bajan más los niveles de morir. De hacer entre dos horas y media a cinco de ejercicios -la cantidad recomendada- el riesgo general de muerte se redujo en un 31%.

Quienes realizan 1500 minutos de ejercicios o más por semana redujeron su riesgo de muerte a un 46% menos.

En cuanto a las probabilidades de muerte por accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos, quienes hicieron actividades físicas por 10 minutos o una hora a la semana tenían un 12% menor de sufrir alguno de estos.

Lo que ejercitaban entre 120 a 300 minutos a la semana tenían un 37% menos comparados con quienes llevaban una vida sedentaria.

Por otro lado, las personas que ejercitaron por 1500 minutos o más a la semana presentaron un «riesgo reducido de muerte por enfermedad cardiovascular del 33%», teniendo mayor riesgo que aquellos que solo cumplieron con los niveles de actividad recomendados sin sobrepasarse.

Para llegar a esto, los investigadores recopilaron datos de encuestas a ciudadanos estadounidenses de 1997 a 2008. En total, se analizaron las respuestas de 88,140 personas entre los 40 a 85 años, y luego se relacionó esto con la cantidad de muertes registradas en 2011.

Cuantificaron la actividad física total de los individuos y solo tuvieron en cuenta las actividades con una duración mínima de 10 minutos continuos.

 

Fuente: panorama