El juicio al expresidente panameño Ricardo Martinelli por escuchas ilegales y peculado durante su mandato (2009-2014) se reiniciará el viernes, luego de que psiquiatras forenses determinaran que el cuadro depresivo que padece no le incapacita para estar en la audiencia.

Este proceso inédito en el país, que enfrenta al exgobernante a una pena de hasta 21 años de cárcel por cuatro delitos, se instaló el 12 de marzo pasado, pero se suspendió casi de inmediato.

Ello porque la defensa presentó un diagnóstico privado sobre la depresión de Martinelli y la necesidad de que se ausentara de la audiencia durante tres semanas, ante lo cual el tribunal ordenó una revisión por parte del Instituto de Medicina Legal.

Los psiquiatras forenses determinaron que Martinelli, de 67 años, padece un “transtorno mixto ansioso depresivo” causado por “su situación legal actual”, pero que el mismo no le incapacita para estar en el juicio.

Ante la situación médica del expresidente, la Fiscalía había pedido la evaluación forense con el argumento de que debe evitarse que la defensa vuelva a presentar informes de médicos privados sin validez judicial en un supuesto intento de dilatar el proceso.

La salud de Martinelli, que padece una serie de dolencias crónicas, ha sido utilizada por la defensa para pedir en cinco ocasiones, sin éxito, que la detención provisional que cumple desde junio pasado sea sustituida por otra medida cautelar menos severa.

El peligro de fuga, así como que esas condiciones de salud son controlables a través de medicación, han sido los argumentos de los jueces para rechazar la excarcelación del expresidente.

 

Fuente: noticias24