Facebook y Google podrían considerarse como dos de las compañías grandes del planeta. En una situación donde la red social de Mark Zuckerberg no se distingue precisamente por ser la más confiable para sus usuarios. Pero que ahora parece recibir un poco de justicia poética por una gran estafa.

El nombre de Evaldas Rimasauskas tal vez no le represente nada a nadie ahora. Pero dentro de algunos años pasará a la historia por haber sido capaz de robarle cientos de millones de dólares a los dos gigantes tecnológicos.

Como si se tratase de una secuela de Catch Me If You Can. El tipo acaba de declararse culpable por haber engañado a Facebook y Google para que le pagaran en total más de USD $123 millones.

Todo sucedió entre 2013 y 2015, cuando Evaldas fundó una compañía falsa, con un nombre que sonaba sospechosamente similar a Quanta. Que es un proveedor confiable de productos de hardware para centros de datos. Con reputación a nivel mundial.

A partir de ahí el campeón se dedicó a contactar a Google y Facebook mediante correo electrónico; para hacer cobros por supuestos servicios y productos adquiridos.

Los mensajes parecían convincentes y todo parecía que se trataba de Quanta en realidad. Así que Google desembolsó a lo largo de esos 3 años un total de USD $23 millones.

El punto delicado fue con Facebook, quienes cayeron aún más profundamente en la trampa. Ya que para el momento de descubrir la estafa ya habían pagado USD $100 millones.

Con tal fortuna amasada Evaldas Rimasauskas se dedicó a borrarse del mapa. Hasta que en 2017 fue apresado en su natal Lituania y extraditó los Estados Unidos.

El proceso penal fue bastante largo y es hasta ahora que ha admitido su culpa y montaje en todo este fraude millonario.

En aquel entonces eran una novedad. Pero a este tipo de artimañas en la actualidad ya se les conoce como estafas BEC (Bussiness Email Compromise).

A finales de julio sabremos cuántos años pasará en prisión este sujeto.

Fuente: fayerwayer