causa del calentamiento global múltiples fenómenos han aparecido, y uno de ellos se genera progresivamente en el Monte Everest, con la aparición de cadáveres a causa del derretimiento glacial.

Más de 4.800 personas han escalado el monte Everest que, con una altitud de 8.848 metros, es la montaña más elevada del planeta.

En este sentido, casi 300 montañistas han perdida la vida intentando llegar a la cumbre y cumplir así su meta. Aunque lo peligroso del recorrido para algunos solo llega el final.

Cadáveres del Everest se están exponiendo

Al parecer un tercio de la cantidad antes mencionada, siguen enterrados en la nieve y el hielo.

Ante el inicio de la temporada de primavera, algunos restos están siendo retirados en la arista china de la montaña, en la cara norte.

“Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente. Y los cuerpos que estuvieron enterrados allí todos estos años están quedando expuestos”, señaló Ang Tshering Sherpa, expresidente de la Asociación de Montañismo de Nepal.

También, agregó que “hemos retirado cadáveres de montañistas que murieron recientemente, pero los que estaban enterrados hace muchos años también están apareciendo”.

Mientras tanto, la Asociación de Operadores de Expediciones de Nepal (EOAN, por sus siglas en inglés) señaló que lidiar con la aparición de los restos no es fácil.

Prioridad de todos

“Este problema debe convertirse en una prioridad tanto para el gobierno como para la industria del montañismo”, afirmó Dambar Parajuli, presidente de EOAN.

“Si están retirando los restos en la ladera tibetana de la montaña, nosotros podríamos hacer lo mismo en nuestro lado” aseguró.

Las autoridades aseguran que retirar los cadáveres de los campamentos más elevados puede ser tan difícil como costoso.

Por lo tanto, traer de vuelta los restos de la montaña puede costar entre US$40.000 y US$80.000, según expertos.

“Uno de los operativos más complejos que enfrentamos fue retirar un cuerpo que estaba a 8.700 metros, cerca de la cumbre”, señaló Ang Tshering Sherpa.

“El cuerpo estaba totalmente congelado y pesaba 150 kilos”.

Honor de los fallecidos.

Cualquier decisión relacionada con los restos es además una cuestión muy personal.

“La mayoría de los montañistas expresan su deseo de que, si mueren en el ascenso, sus cuerpos sean dejados en la montaña”, afirmó Alan Arnette, un conocido escalador y autor sobre montañismo.

“Por ello sería irrespetuoso retirar sus cuerpos, a menos que deban ser movidos porque obstruyen una ruta, o que sus familiares quieran recuperar sus restos”.