Disney cerró la compra de 21st Century Fox, la división de entretenimiento de Fox, por 71.300 millones de dólares tras haber recibido en las últimas semanas luz verde de los reguladores de varios países.

De la operación nace un gigante del entretenimiento de un tamaño nunca visto hasta la fecha, que englobará bajo su paraguas, entre otros contenidos, a Star Wars, Marvel, Pixar, The Simpsons y Avatar.

La adquisición y los contenidos que implica allana el camino para el lanzamiento previsto este 2019 del servicio de suscripción de Disney, Disney+, con el que pretende competir con Netflix, el líder del sector.

Disney toma el control, entre otros, del estudio 20th Century Fox, que fue una de las “majors” de Hollywood, los canales FX y National Geographic o el 30 % del servicio de suscripción Hulu, con lo que alcanzará el 60 % de la plataforma.

“La combinación de la riqueza de contenido creativo y talento comprobado de Disney y 21st Century Fox crea a la compañía de entretenimiento global preeminente, bien posicionada para liderar en una era increíblemente dinámica y transformadora”, dijo en un comunicado el consejero delegado de Disney, Bob Iger.

La compañía de Iger ha prometido a los accionistas un ahorro de 2.000 millones de dólares hasta 2021, lo que provocará un despido masivo que, según algunas estimaciones, afectará a 4.000 trabajadores. Con la adquisición, Disney absorbe 15.400 trabajadores de 21st Century Fox.

 

Fuente: 800noticias