La señora de 104 años pidió a las autoridades que la arrestaran para vivir ese momento malo de la vida. Los medios locales e policías se sorprendieron pero le cumplieron el deseo y este 20 de marzo será arrestada.

Anne Brokenbrow confesó tener un sueño poco convencional: “ser arrestada”. Anne es una centenaria británica que vive en un hogar geriátrico de Bristol, en el cual con sus 104 años admite haber vivido todo excepto ser arrestada.

El deseo de Anne se dio a conocer porqué una organización benéfica invitó a los residentes del geriátrico a participar en un evento en el cual todos escribieron en una hoja de papel sus deseos y sus datos personales y depositaron el papel en una urna. Para así poderlos colgar en el tendedero de deseos.

Anne, tras su peculiar petición llamó la atención de los agentes accedieron con gusto a complacerla y prometieron que el próximo 20 de marzo será esposada y detenida.

 

Fuente: noticias24