Empresas Polar, el principal productor de alimentos de Venezuela, anunció este miércoles pérdidas superiores a los 5.000.000 de dólares por la ola de saqueos que se disparó en el estado de Zulia (oeste) luego del apagón que dejó a oscuras a todo el país el pasado jueves.

“Las pérdidas calculadas hasta el momento ascienden a más de 18.600 millones de bolívares (5.637.063,99 dólares). Se suma también el riesgo de inseguridad al entrar a nuestras agencias y plantas en tales condiciones, debido a la existencia de productos inflamables”, dijo la empresa en un comunicado de prensa.

Polar reporta en el escrito “destrozos y daños irreparables” a sus plantas de Pepsi-Cola Venezuela y Trigo de Alimentos Polar, pese a los “esfuerzos de algunos organismos de seguridad” del Gobierno de Nicolás Maduro que no pudieron “contener los actos vandálicos” causados por varias centenas de personas.

Además, 22 camiones, 5 montacargas, 23 computadoras y mobiliario de oficinas sufrieron daños y quedaron inoperativos.

saqueo4

En la instalación que produce bebidas robaron 150.000 cajas de gaseosas, cervezas y agua, mientras que en la de alimentos “sustrajeron 160 paletas de producto terminado, casi 77.000 unidades de pasta en distintas presentaciones y causaron daños a 4 vehículos”, de acuerdo al comunicado.

“La situación actual que enfrentamos en el país no justifica este tipo de acciones que terminan perjudicando grave y directamente a las poblaciones cercanas a nuestras instalaciones, la disposición de los productos que aquí elaboramos va destinada para servir a esas poblaciones”, añadió la empresa.

saqueo polar2

Los saqueos se presentaron en 4 de las instalaciones del grupo en la región zuliana, que hace frontera con Colombia. El último ocurrió el pasado lunes, cuando se registró una oleada de actos vandálicos contra numerosos establecimientos.

Testigos de estos hechos contaron ayer a Efe que los saqueos iniciaron el domingo y se extendieron hasta la noche del lunes en varias localidades, especialmente en la ciudad de Maracaibo, hogar de unas dos millones de personas.

Grupos violentos irrumpieron en panaderías, supermercados, tiendas de electrodomésticos, zapaterías, joyerías, centros comerciales y expendios de todo tipo, y salieron de allí cargando lo que cada uno fue capaz de llevar a cuestas.

fuente: 800noticias